Cuadros decorativos hechos con tus propias manos

Si estas pensando en decorar el ambiente con cuadros, no es necesario gastar dinero en una costosa obra de arte. Con un poco de ingenio e imaginación podemos crear bellos cuadros decorativos hechos con tus propias manos. Solo necesitas conseguir los marcos indicados.

Cuadros decorativos hechos con tus propias manos

Cuadro con fotos

Seguramente hayas escuchado hablar de los collages. Pues bien, hoy te proponemos hacer uno y enmarcarlo para luego colgarlo en la pared del living o la sala de estar. Recolecta foto familiares o de tus mascotas y procura que no sean todas del mismo tamaño ni de la misma época. Cuanto más heterogénea y casual quede la muestra, mucho más vistosa. Luego pégalas de manera azarosa y desordenada sobre un cartón del tamaño del retrato y a enmarcar.

Cuadros decorativos hechos con tus propias manos

Cuadro con bordados

¿Has bordado alguna vez? Si te das maña con eso, estás ante la oportunidad de hacer un excelente cuadro decorativo con tus propias manos. Elige un diseño que combine con el estilo del ambiente y ten en cuenta hacerlo de un tamaño que luego puedas enmarcar. Usa hilos finos para que quepa en el retrato. Realiza el bordado sobre un lienzo rectangular y una vez terminado pega los extremos de ese lienzo sobre un cartón para darle firmeza. Enmarca tu obra y obtendrás un bello cuadro hecho con tus propias manos.

Cuadros decorativos hechos con tus propias manos

Platos de cerámica para pintar

Otra opción es comprar un plato decorativo en blanco, de esos en cerámica listos para pintar. Puedes utilizar temperas o acrílicos de colores fuertes y animarte a colorear con pincel tu propio cuadro. En este caso no necesitaras marco ya que el plato terminado es un cuadro en sí mismo, ideal para ambientes con estilo vintage o medieval.

Artículo Relacionado:  6 consejos para aislar tu casa de temperaturas extremas

Cuadros decorativos hechos con tus propias manos

Si quieres una casa con estilo propio debes crearlo tu mismo. Estos cuadros decorativos hechos con tus propias manos serán la prueba fiel de que tu hogar tiene su sello y marca personal.

A %d blogueros les gusta esto: