8 consejos para estudiar y trabajar sin enloquecer

Estudiar y trabajar no es para cualquiera. Pero si pones en práctica ciertas técnicas de eficiencia, resolución y optimización del tiempo, puedes tener éxito en ambas. Aquí te damos 8 claves para estudiar y trabajar sin enloquecer.

8 consejos para estudiar y trabajar sin enloquecer

En el trabajo, trabaja

No uses los tiempos de almuerzo ni refrigerio del trabajo para estudiar. La jornada laboral es exclusiva para cumplir con el empleo por el que te pagan. El estudio empieza cuando sales de la empresa.

Hablar por teléfono

Estudia en los viajes

Aprovecha los viajes hacia el trabajo o la universidad para ir leyendo y estudiando.

Leer en el viaje

Pide todos los días de estudio

Es un derecho, no un favor que pides. Los días por estudio son obligatorios y tu los necesitas si quieres trabajar y estudiar sin enloquecer.

Pedir dia de estudio

No te encierres el fin de semana

Si bien los fines de semana son los único momentos en los que estas tranquilo para sentarte y estudiar, no te la pases encerrado. Sal aunque sea a dar una vuelta. Oxigenarse ayuda a que rindas mejor en el trabajo y en el estudio.

No te encierres con los libros

Mantente al día con las clases

En lo posible, sigue las clases y sus contenidos de forma actualizada. Esto evitará que se te acumule material de estudio y llegando el momento del examen colapses.

Estudiar y trabajar

No te anotes en más materias de las que puedes

Que las ganas de recibirte no te confundan. Estudiar y trabajar implica que a cada una le corresponde un 50 % de tu tiempo. No te anotes en más materias de las que tus horarios y tu cuerpo te permiten.

No te anotes en muchas materias

Estudia por la mañana

El mejor momento para estudiar es por la mañana, antes de salir para el trabajo. La mente está descansada y el desayuno hace lo suyo para sumarte energías.

Artículo Relacionado:  10 consejos para avanzar con tu inglés hablado

Estudiar y trabajar

Descansa por las noches

Quedarte estudiando hasta altas horas de la madrugada tirado en el sofá, no siempre funciona. A la mañana siguiente eres una especie de zombie y eso perjudica tanto el estudio como el trabajo del próximo día.

Descansar y leer